Julietita es nuestra nieta,como cuentan en esta nota su mamá y su papá,sufre una enfermedad metábolica,progresiva,Julietita se encuentra internada en el Centro Gallego,en el sector de pacientes crónicos,esta asistida con respirador,se le realizó una traqueotomía,también un botón gástrico,es muy dramático lo que estamos viviendo.
Estamos muy agradecidos a la vida por contar con amigos,familiares,compañeras de trabajo que nos ayudan a sostener este momento.
Como cuentan los padres todo su cuadro se agravó mas cuando fue expuesta al calor de un caloventor produciéndole una quemadura ,esta situación tremenda es la que yo en esta nota quiero denunciar,que se sepa!,en la Clínica la Merced de Martín Coronado trabaja gente negligente,hacen abandono de sus pacientes,no los cuidan,los exponen a sufrir,la indignación que todos tenemos se potencia al ver que la dirección de la clínica no asumió nunca esta situación y por lo que sabemos no tomo medidas con la enfermera y los médicos que estaban de guardia en la terapia intensiva pediátrica esa noche.
Este correo es para que se sepa!! no tenemos problema si lo quieren difundir es una forma de alertar sobre como funciona esta clínica.
Lamentablemente estamos expuestos a que sucedan estas cosas por que no se realizan controles,por que no se toman medidas para sancionar,lamentablemente solo importa facturar!!!!,cada paciente que ingresa a un centro de salud privado representa dinero,recaudación y no importa si muchas veces se producen hechos como los que tuvo que sufrir Julieta,por que los protege un seguro y la falta de control sanitario.
Gracias a todos !
Irene y Carlos.


Julieta Ontivero

Desde el día 30 de mayo de 2010, nuestra hija Julieta Sofía Ontivero, está internada en Terapia Intensiva Pediátrica de la Clínica de La Merced de Martin Coronado, por descomposición propia de su enfermedad. (síndrome de Leigh)

El día 15 de julio de 2010, a las 17 Hs., le practicaron una intervención quirúrgica para realizarle en BOTON GASTRICO, durando ésta, una hora aproximadamente. Luego es trasladada a la Terapia Intensiva, nuevamente.

Alrededor de las 19 Hs., hacen entrar a los padres (Natalia Gurvich, Cristian Ontivero) y nos dicen que en la intervención salió todo bien, pero que se encuentra hipotérmica. Nos retiramos de la Terapia, quedándonos dentro de la clínica para saber cómo continuaba su estado.

Alrededor de las 22 hs., entra nuevamente la madre (unos instantes) y le vuelve a reiterar que Julieta esta Hipotérmica y le muestra la enfermera Sra. Mónica, que le pusieron un caloventor de uso domestico, junto a la cuna de la nena. La madre pregunta por qué le pusieron el artefacto y le explican que es para subirle la temperatura. La madre al no tener conocimiento del manejo en Terapia Intensiva, se retira confiando que es una práctica habitual y que cuidarían de su hija como corresponde.

Los padres se retiran a su domicilio y vuelve a las 10 hs., como todos los días, para el horario de visita y parte médico.

El jefe de guardia, Dr. Delgadillo y el jefe de enfermeros Sr. Gustavo, les informan que había habido una negligencia, ajena a su enfermedad, dando a entender que se habían olvidados el caloventor encendido cerca de Julieta, quemándole la pierna derecha y algunos deditos de su mano derecha, también. Querían justificar lo sucedido pidiendo disculpas, sin saber que decir y que no se explicaban como sucedió.

Los padres entraron a la Terapia Intensiva y pueden ver a Julieta con la pierna derecha envuelta en gasas y crema. Inmediatamente piden ver la quemadura y comprueban que su pierna está toda ampollada.

Hay que tener en cuenta que Julieta tiene 2 años y debido a su enfermedad no puede sentir dolor.

Las enfermeras del turno mañana, les dijeron que la quemadura había sido entre las 22 Hs. Del 15/7, y las 02 Hs. Del 16/7. Informando recién a los padres de los hechos a las 10 Hs. Del 16/7, habiéndola visto un médico especialista en piel.

Los padres pidieron la explicación correspondiente al Dr. Castro, Jefe de la unidad pediátrica y al Propietario de la clínica,  Sr. Benvenutti, y les dijeron que está totalmente prohibido un caloventor en una terapia intensiva.

Con solo pensar por el dolor que pasó y pasaría Julieta, los padres consultan con la abogada, quien pide el resumen de la Historia Clínica. Al solicitarla, les informan que el día lunes estaría a disposición, teniendo en cuenta que era viernes, quedaron a la espera.

El lunes, les niegan la historia clínica y hacen la denuncia policial correspondiente. Inmediatamente se comunican  con la Obra Social O.S.E.C.A.C, informándole al Dr. Carlos Rodriguez Bertoni (Auditor), todo lo sucedido y pidiéndole el traslado de forma urgente de Julieta al Centro Gallego, donde se encuentra hasta la fecha.

Cabe destacar que a raíz de esta negligencia, Julieta recibió durante 2 meses, tres veces por día curaciones con la aplicación de MORFINA, complicando su enfermedad base. Por dicha quemadura, tuvo que someterla a una cirugía de Injerto de Piel, agravando su enfermedad.

CRISTIAN ONTIVERO Y NATALIA GURVICH (PAPÁS DE JULIETA)